Un mundo posible. Un mundo probable.

Como anunciaba en la entrada anterior, nos encontramos en la época de las llamadas TIC, entonces, podríamos decir que vivimos dentro de la también denominada Sociedad de la Información y del Conocimiento. Nuestra forma de vivir, de pensar, de actuar, de comunicarnos, de relacionarnos, por tanto, ha cambiado totalmente si la comparamos con la de años o siglos atrás. Si vemos que todo esto ha cambiado, también podemos apreciar de qué modo ha ido evolucionando la escritura y cómo repercute en la sociedad.

Esto es a lo que alude el escritor José Manuel Lucía Megías en su obra Elogio del texto digital. Claves para interpretar el nuevo paradigma ya que nos muestra ese recorrido que ha realizado la literatura, desde la aparición de las primeras escrituras hasta nuestros días donde se crea el texto digital. Este libro empieza con el relato de una anécdota de un monje al enfrentarse por primera vez a un códice. Al concluir esta historia, el autor nos revela que se trata de un vídeo que triunfó en el año 2010:

Este vídeo y lo que se representa en él, nos puede acercar a la percepción que tenemos del uso de las nuevas tecnologías. En todas las épocas han habido pequeñas revoluciones relacionadas con la escritura, no solamente se encuentra esa gran revolución que conllevan los avances tecnológicos y digitales, sino que destacan otras anteriores como, por ejemplo, el paso de la importancia de la oralidad a la escritura o la transición de las tablillas de arcilla, los rollos de papiro y de pergamino a los códices (como se observa en el anterior vídeo) y de estos códices a los libros impresos. Esto último, la creación de la imprenta, supuso un adelanto grandísimo para la escritura y, por consiguiente, para la industria editorial. Desde el principio de este libro, el autor quiere que aceptemos los cambios que nos ofrece esta nueva sociedad virtual, que no miremos hacia el pasado y que disfrutemos de ella por la gran cantidad de ventajas que nos aporta. Ese miedo a lo nuevo, a lo que no conocemos, nos impide entrar de lleno en el paradigma que nos ofrecen las nuevas tecnologías.

Es cierto que la meta es el futuro… pero no lo es menos que este futuro se construirá sobre bases más sólidas si conocemos el pasado.

Para abrir ese camino hacia el presente de los textos digitales, este libro recorre el camino de todos sus precursores. Aparecen en él desde el llamado Memex (“Especie de archivo privado mecanizado y biblioteca. […] un suplemento ampliado e íntimo de la memoria”) denominado así por el científico Vannevar Bush, pasando por la creación de ordenadores, redes, buscadores y usuarios (Microsoft, Apple, WWW, Google, Facebook, etc.), hasta llegar a la aparición de los lectores de textos electrónicos (Rocket eBook, Microsoft Reader, Kindle, etc.). Además, gracias a la llegada de Internet, esa nueva red de comunicación universal que nos rodea, y gracias a esos hackers, esos jóvenes precursores y entusiastas, estamos en ese cambio que nos posibilita vivir en este nuevo mundo digital y digitalizado.

Después de presentarnos la historia y el desarrollo de estas nuevas tecnologías, el autor nos lleva, en los siguientes capítulos, hasta al campo de las Humanidades Digitales. Me gustaría detenerme más en este aspecto. Aquí aparecen diversas informaciones que querría destacar como el término hipertexto, es decir, “que el texto se enlace con otros permitiendo, de este modo, diversas elecciones al lector, que él puede elegir a partir de un monitor interactivo”. Esto permite, por tanto, una escritura que no sea lineal ni secuencial, como son los enlaces hipertextuales que aparecen en la web. También con el llamado Project Gutenberg aparece esa intención de alfabetización mundial llevada a cabo por la introducción de textos en el mundo digital y con el objetivo de: “Ofrecer información, libros y otros materiales disponibles para un público general en formato que un amplio número de ordenadores, programas y personas puedan fácilmente leer, usar, citar y buscar”. Esta es la base, en mi opinión, de la creación de ese mundo del libro digital o digitalizado que conlleva la aparición de los e-readers. Como bien nos indica el autor, debemos dejarnos llevar por las nuevas posibilidades que nos abre esta era de la información y del conocimiento:

Nuevos soportes de lectura, nuevas herramientas informáticas que ahora pueden hacer más accesibles los textos y las ediciones […] Nuevos soportes de lectura que pueden ampliar las posibilidades de la distribución y el acceso de los textos actuales, los más contemporáneos, dejando atrás las limitaciones del libro analógico para abrirse a las nuevas posibilidades de la economía digital. 

A medida que vamos leyendo esta obra se nos aparece una multitud de veces el ejemplo de la denominada Biblioteca de Alejandría, biblioteca que pretendía reunir una copia de todo lo que se había escrito y se difundía por el Mediterráneo, y más. Resalto este ejemplo por el hecho de que las nuevas bibliotecas virtuales, de un modo u otro, también tienen ese mismo objetivo. La biblioteca virtual más consultada en nuestro país es la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, donde se ofrecen una elevada cantidad de textos acompañados de formatos multimedias. Este tipo de bibliotecas digitales nos facilitan la búsqueda de documentos, textos, libros, etc. que no podríamos encontrar tan fácilmente de la manera antigua. Esta es una gran puerta que se nos abre en el mundo de las letras, es como, por qué no decirlo, un paraíso para los filólogos.

Mientras llegamos al final del libro, el autor se va adentrando cada vez más en las posibilidades que ofrecen los textos digitales. Frente a las bibliotecas digitales textuales, propone José Manuel Lucía el concepto de plataforma de conocimiento. Esta plataforma es entendida como un medio universal de crear, conservar y difundir textos, como si fuera una biblioteca hipertextual. Pero queramos o no, una de las únicas instituciones culturales que es consciente del cambio que se está produciendo es la biblioteca. Y, es que, efectivamente estamos en un periodo de transición en lo que a las nuevas tecnologías se refiere. En el ámbito universitario, sin ir más lejos, no se han aplicado todos estos nuevos formatos ya que la mayoría de universidades solamente tienen una página web y siguen con los hábitos antiguos como, por ejemplo, no se utilizan pizarras electrónicas o no se fomenta el uso de soportes electrónicos como modo de lectura.

Por último, después de todas reflexiones, nos encontramos con el capítulo final. En él se nos muestra una imagen idealizada, pero que se podría llevar a cabo, de lo que sería un mundo perfecto en la era de la información y comunicación. “Trabajar, viajar, leer, entretenerse, comprar, reservar, admirar, aprender… todo realizado con un dispositivo digital sin tener que cambiar ninguna profesión, ningún hábito […] Un mundo posible. Un mundo probable”. Me resulta muy interesante este aspecto ya que efectivamente: quien quiere, puede; pero el problema reside en esa voluntad que no cambia, que no se deja llevar por las nuevas mentalidades y se encierra en el pasado.

Para concluir, querría recalcar que como inmigrantes digitales, descendientes de los medios analógicos, deberíamos perder ese miedo a lo desconocido y adaptarnos a los nuevos modelos de vida que nos ofrece el presente y que se desarrollarán en nuestro futuro. Nos aferramos a esa idea de perdurabilidad del texto analógico, impreso, frente al texto digital efímero. Parece que ese texto que nos aparece en nuestro ordenador, tableta o lector electrónico vaya a esfumarse en cualquier momento y no lo volvamos a ver. Pero no es así. Ese texto que tanto nos asusta no es otra cosa que un camino de innovación, de cambio, de “poner on line lo que está off line“. Como repite constantemente el autor en el libro:

La mejor manera de predecir el futuro es inventándolo.

Alain Kay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s